Donando a nuestros proyectos socialmente comprometidos

sello

 

Danza para la salud

Desde el principio de los tiempos la danza ha estado presente en todas las culturas, cumpliendo múltiples funciones, entre ellas el unir al pueblo, el sanar a las personas enfermas y el encontrar una vía de expresión para intentar entender el universo y sentirse parte de él.  Actualmente están en auge prácticas como la Danza Terapia, la Danza Integrada y otras formas múltiples de danza destinadas a ayudar a las personas.  En España hay programas de danza para gente con discapacidad (el Psico Ballet de Maite León; Liant la Troca de Jordi Cortes), para gente mayor (Álvaro de la Peña). En Estados Unidos, Mark Morris, un coreógrafo mundialmente conocido, ha desarrollado un programa para pacientes de Parkinson y Liz Lehrman creó una compañía donde bailan juntos profesionales y personas mayores. La coreógrafa francesa, Mathilde Monnier trabaja con adultos con autismo. En Japón, Saburo Teshigawara, uno de las figuras más importantes de la danza contemporánea en el mundo, trabaja con personas invidentes. En todo el mundo, muchos artistas están intentando emplear sus herramientas para ayudar a gente con necesidad y para romper barreras entre personas con distintas capacidades. Este proyecto forma parte de esa tendencia global.

No tenemos constancia de ningún proyecto de danza específicamente para personas con Esclerosis Múltiple y nos parece una población que podría beneficiarse enormemente con una experiencia continua de danza. Las características de esta enfermedad hacen imprescindible encontrar maneras de superar las limitaciones, descubrir vías por la creatividad, y volver a experimentar sensaciones positivas a través del cuerpo.

Marcha Nórdica, una alternativa en movimiento para personas con esclerosis múltiple

La marcha nórdica es un deporte aeróbico apto para todas las personas, sencillo y fácil de aprender. Permite una mejora de la actividad física con una baja sensación de cansancio durante la práctica.

Uno de los principios fundamentales en el tratamiento integral de las personas con EM, es tener en cuenta el contexto en el que la persona desarrolla su vida diaria. En este caso, la Comunidad Foral de Navarra  es un entorno cultural y físico en el que se desarrollan muchas actividades en la naturaleza (senderismo, camino de Santiago…). La valoración global de las personas usuarias, permite ver que existe un amplio grupo que ha visto afectado en su día a día el desempeño de este tipo de actividades debido a la dificultad para mantener la marcha durante el tiempo de la actividad lo que también limita su contexto social debido a la popularidad de estas actividades. Además, el desarrollo de actividades de la vida diaria (hacer la compra…) que supongan un desplazamiento también se ha visto afectado debido a este síntoma.

Entre los beneficios de la marcha nórdica en la EM encontramos:

·         El trabajo del 90% de la musculatura frente a la marcha habitual que supone el 60%
·         La reducción del impacto sobre las articulaciones
·         Fortalecimiento de los músculos relacionados con la postura y estabilidad de la columna vertebral.
·         Prevención de osteoporosis por efecto de la vibración del bastón.

Las donaciones efectuadas a ambos proyectos están sujetas a una serie de incentivos fiscales: deducción en cuota del 40% en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y del 20% en el Impuesto de Sociedades, con un límite, en ambos casos, del 30% de la base liquidable. Asimismo, supondrán una deducción del 100% en la base imponible del Impuesto de Sociedades.

Ponte en contacto con ADEMNA y te explicaremos la manera de hacerlo.

CONTÁCTANOS